Cinta adhesiva PP acrílico

Cinta adhesiva PP acrílico, La cinta adhesiva de polipropileno “PP” acrílico, se elabora a partir de una sustancia liquida llamada “adhesivo” que tiene el poder de mantener dos o más materiales unidos a través de la adhesión de superficies, al cual también se le añade el polipropileno que es un polímero termoplástico que le da esa característica apariencia parcialmente cristalina.

Cinta adhesiva PP acrílico

El adhesivo tiene distintos orígenes algunos son naturales y otros sintéticos, siendo estos los más comercializados a nivel mundial por la relativa facilidad que representa su producción a escala industrial.

Existe una gran variedad de materiales y sustancias que tienen propiedades para unir superficies pero existe la problemática de que son poco resistentes e inadecuados para la unión de materiales gruesos, siendo así, ideales solo para los más delgados.

Los materiales como la cinta adhesiva PP pueden endurecerse por gasificación de una sustancia disolvente o por distintas reacciones químicas que se dan entre dos o más elementos.

Cinta adhesiva PP acrílico

El uso de cinta adhesiva PP tiene muchas ventajas como la rápida y eficaz unión de materiales gruesos y delgados, para tal finalidad es el material ideal ya que en comparación con otros su peso es minúsculo y no interfiere en el aumento de volumen porque se adhiere completamente a las superficies.

Historia.

Desde la antigüedad se ha implementado el uso de sustancias pegajosas como ceras, resinas naturales, pegamentos y alquitrán como adhesivos, para ello se calentaban o fundían  con la finalidad de cualquier material o superficie que fuera necesario, algunos de estos materiales son muy eficaces por lo que en la actualidad persiste su uso.

Una muestra de ello, es la aplicación de resinas en Turquía para mantener unidos los jarrones que sufrían algún daño durante su traslado a los comercios. Igualmente hace aproximadamente 6.000 años los antiguos egipcios usaban resinas y sustancias naturales como la caseína que extraían de la leche, azúcar, cola de algunos animales y almidón para unir vasijas tradicionales de porcelana.

El árbol de abedul tiene aproximadamente 200.000 años y su corteza segrega una fuerte resina que es considerada como el adhesivo más antiguo que se conoce hasta la actualidad. Por eso esta se usaba hace 70.000 años para adherir una piedra filosa a la punta de una lanza que se empleaba en la defensa personal y la caza como se evidencia en los ejemplares encontrados en Italia.

defensa personal y la caza

En Sudáfrica se han encontrado evidencias de que los antiguos pobladores usaban una mezcla compuesta goma vegetal y colorante como pegamento para sus instrumentos musicales y artesanías.

En la actualidad se han hecho grandes descubrimientos en este campo principalmente  resinas, polímeros, derivados celulosos y otros productos que hacen grandes aportaciones a la industria de los adhesivos, contribuyendo a desarrollar nuevas aplicaciones.

Por ejemplo: en los procesos de empaquetado donde se han conseguido grandes avances con la implementación de los adhesivos termo-oclusivos que se utilizan en delgadas capas sobre papel, especialmente el celofán.

También con los avances de la ciencia algunos de los adhesivos más recientes a través de diferentes reacciones químicas, pueden superar las propiedades las soldaduras o los remaches.

Elementos de modificación.

La cinta adhesiva de polipropileno acrílico tiene una indiscutible afinidad por los materiales de los cuerpos que busca unir, es por ello que se aferra a las superficies y ofrece acabados inigualables. Esta característica es muy importante, ya que algunos adhesivos no contienen componentes con conjuntos reactivos, por lo que no presentan esta importante afinidad a la superficie y se desprenden fácilmente.

La cinta adhesiva tiende a impregnar la superficie de los materiales, gracias a esto facilita la unión entre esta y la superficie en cuestión. La cinta adhesiva PP acrílica presenta una excepcional consistencia y garantiza la continuidad del elemento adhesivo. También muestra una clara tendencia a penetrar la superficie del material adhiriéndose a él. Igualmente la capa adherente posee más espesor y una mejor flexibilidad.

Consistencia.

Su adherencia se fundamenta en dos principales tipos de impulsos intermoleculares: los enlaces o interacciones van der Waals y uniones químicas.

Las interacciones de van der Waals son las fuerzas que generan atracción o repulsión y que permite a las sustancias experimentar diferentes reacciones físicas cuando entran en contacto con ciertas superficies. Estas uniones también son químicas y son las causantes de la afinidad que presenta la cinta adhesiva de polipropileno acrílico.

Dichas alianzas químicas generan una adherencia mucho más resistente y duradera, se desenvuelven cuando el sustrato tiene conjuntos químicos que reaccionan al adhesivo.

Algunos conjuntos químicos sobresalen por sus enormes cualidades que permiten formar enlaces de van der Waals, estos conjuntos consiguen optimizar la adherencia cuando se encuentran en el sustrato.

Tensión.

Absolutamente todos los materiales tanto los se encuentran en estado líquido como solido poseen fuerzas superficiales. A dichas fuerzas también se les llama tensión superficial cuando son sustancias líquidas y energía superficial en los materiales sólidos.

Cuando una gota de algún líquido cae sobre una superficie horizontal, la tensión del sólido forma una pequeña colina. En ese momento es cuando el sólido trata de extenderla y darle forma plana.

Tratamiento.

El polipropileno, componente principal de la cinta adhesiva PP acrílico, requiere de una especial preparación de sus extensiones para desempeñarse con adhesivos normales. El polipropileno puede ser tratado  con numerosos procesos para incrementar la tensión ligera por sobre la superficie de la cinta.

El polipropileno, es un barniz muy constante, ya que puede adherirse a cualquier superficie al finalizar un proceso con sodio, de este modo se elimina el flúor de la superficie, dejando un acabado rugoso de tono marrón.

Dicho acabado rugoso, tienen una gran influencia en la firmeza de la adhesión que posee esta cinta. La precisión de la relación que surge entre la firmeza, el aguante y su ligera rugosidad puede llegar a ser complicado de notar, a su vez este puede variar dependiendo del adhesivo.

Las superficies rugosas brindan un adherido que resulta casi mecánico para la cinta, pero en ocasiones pueden quedar atrapadas diminutas burbujas de aire, causando un acabado de la superficie desigual.

Existe la posibilidad de que los adhesivos sean más compatibles con acabados suaves a diferencia de los adhesivos flexibles que por causa de la falta de zonas rugosas que impidan el surgimiento de vértices de tensión que al mismo tiempo son capaces de actuar como creadores de la fisura.

Incluso los adhesivos flexibles pueden alterarse bajo tensiones y soportar el rompimiento o el deterioro, de manera tal que la rugosidad del adhesivo no es un elemento fundamental para hacer uso del mismo.

Partiendo desde la perspectiva de la adhesión son predominantes aquellos acabados rústicos por sobre acabados pulcros que reducen la superficie real del material, dificultando en mayor medida el adherido casi mecánico y reduciendo el ensanchamiento de la etapa adhesivo-sustrato.

Por otra parte, la pegajosidad de la cinta debe adecuarse a la estructura simétrica fina y al estado potente de la superficie. Lo que quiere decir que las desigualdades de la superficie deben ser cubiertas y que las capas de dicho adhesivo.

Resulta conveniente que tengan una dimensión que sea capaz de envolver las profundidades que se hallan en medio de los sustratos. En tal caso, la integridad de la superficie conseguirá ser parte de la adherencia.

Preparación.

La limpieza de una superficie implica aumentar en gran medida la tensión superficial que esta posee y, por lo tanto, esto también afecta la adherencia.

Existen distintos métodos para preparar las superficies de hierro que se deseen fijar. En primer lugar, es pertinente limpiarlas muy bien para eliminar la grasa o el aceite, mediante el uso de disolventes.

Dicha limpieza con disolventes generalmente no es suficiente para conseguir una superficie apta para la adherencia. Incluso suele ser necesario aplicar sustancias químicas a las superficies mediante procesos mecánicos para eliminar el óxido.

Materiales Químicos.

Son muchos los materiales químicos de doble acción que pueden ayudar a aumentar la adherencia. Tales compuestos químicos tienen dos principales funciones. Los compuestos más habituales son los denominados silanos, estos elementos poseen un límite que genera una excelente adherencia a materiales como el vidrio y a otros materiales inorgánicos.

El límite restante es altamente reactivo, significa que durante su uso, el límite de silano se hidroliza para así darle origen a un enlace. Esto es posible al combinar el agente de ensambladura con agua, o también a través de la absorción de la humedad del aire para finalizar el proceso.

El hidroxisilano es un elemento que forma enlaces químicos muy fuertes con el vidrio y con un sinfín de materiales inorgánicos.

Cualidades.

Para comenzar hallamos el grosor, que generalmente es de 28 micras, el acho es de unos 48 a 75 mm, los largos estándares van de 60 y 66 a 126 y 132 metros.

Por otra parte, las bases de dicha cinta adhesiva pueden ser blancas, transparentes o marrón (tono habano). Cabe destacar que esta cinta tiene la particularidad de proporcionar un rápido y silencioso desenrollado.

Las cualidades de la cinta adhesiva PP acrílico son increíbles.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.