Cinta adhesiva impresa

Cinta adhesiva impresa, es un material muy destacado y empleado en distintos ámbitos como el laboral, educativo y comercial principalmente en la industria del empacado y envió de mercancías. Consiste en una banda adherente muy larga y resistente que se encuentra enrollada de forma circular y cuya finalidad es unir o pegar objetos específicos como cajas de cartón, papeles, cables o plástico.

Cinta adhesiva impresa

Cinta adhesiva impresa

Es particularmente pegadiza, esto se debe a que contiene adhesivo el cual es un componente químico que hace posible la unión de dos o más superficies de diferentes objetos, generalmente pequeños y finos.

El adhesivo se puede hallar en un gran número de especies vegetales como el árbol de abedul y en el almidón de las papas o el maíz. También se obtiene mediante el procesamiento de pieles y esqueletos de distintos animales.

Así mismo, es posible conseguir una amplia variedad de origen sintético, especialmente hechos a partir de polímeros derivados del petróleo como el poli-vinil-acetato.

La cinta adhesiva es un material excelente para unir todo tipo de materiales, pero mayormente es de gran utilidad cuando se necesita para pegar elementos finos porque añade muy poco peso, además de proveer soporte y flexibilidad a los mismos protegiéndolos de sufrir posibles daños estructurales.

Elementos

La cinta adhesiva posee varios elementos fundamentales y que la dotan de cualidades únicas como estabilidad y su reconocida resistencia que le permite permanecer intacta por años, dichos elementos son: soporte, consistencia y tensión.

En la actualidad son muchos los tipos de componentes que se usan en la elaboración del adhesivo, por lo que es posible encontrar adhesivos con cualidades innovadoras como la imprimación que le aporta más resistencia a la unión de los diferentes elementos y desencadena diferentes reacciones químicas dependiendo del área sobre la que se aplique.

Soporte.

Es el responsable de dar forma a la cinta y se basa principalmente en el material que este aferrado al adhesivo, el mismo puede ser  polipropileno, pvc, celofán, entre otros.

El material no solo se encarga de mantener el adhesivo, porque también es una parte fundamental en el mantenimiento de las funciones y duración de la cinta siendo un factor determinante para garantizar que la cinta cumplirá sus objetivos. El mismo debe ser una material fino, duradero y especialmente flexible para que pueda adecuarse a todas las superficies.

La espuma es reconocida como el mejor elemento de soporte porque se desempeña de manera dócil, abultada y se adecua idealmente a cualquier tipo de superficie tanto regular como irregular. Igualmente maneja a cabalidad los movimientos de la cinta asegurándose de que no se rompa y se impregna de las cargas aligerando la presión.

En lumbreras, neveras, mobiliarios y listones decorativos la espuma se emplea como elemento de sustento debido a que es ideal para uniones muy dinámicas y resistentes.

En la industria de la impresión se usa frecuentemente por su dureza y versatilidad al entrar en contacto con la cubierta de los materiales y porque también evita imperfecciones en la impresión a causa de que la cinta se vea afectada por las vibraciones de las maquinas.

Igualmente para mejorar dicho sustento es importante que se aplique un tratamiento especial llamado imprimación que actúa en conjunto con el material de la cinta y que es capaz de mejorar la alianza de este con el adhesivo.

Consistencia.

Esta cinta adhesiva tiene grandes propiedades de apego a las distintas superficies sobre las que se dispone, de manera que mediante la cohesión superficial que ostenta se afianza a ella y crea una unión con el adhesivo de la cinta.

Dicha unión se hace más fuerte a medida que la cubierta de los materiales sea más homogénea, esto también aporta mayor estabilidad a la cinta e intensifica el efecto mitigador que esta posee.

Este efecto mitigador tiene que ver con el aguante que ofrece la cinta a los materiales, pero solo se puede observar microscópicamente porque actúa en zonas precisas y es imperceptible al ojo humano.

Su principal función es que sirva como una capa de contacto sobre la cual intervenga la adhesión brindando mejores resultados, porque mientras más contacto haga la cinta con la cubierta del material mayor será la firmeza de la unión.

En el proceso de la adherencia intervienen dos principales fuerzas que son:

El paralelismo químico que por su parte consta de fuertes intercambios y engranajes que ocurren a nivel molecular, estos son los responsables de la resistencia del adhesivo y su estabilidad.

Así mismo, las interferencias de Van der Waals son fuerzas que permiten a los distintos componentes químicos del adhesivo tener interacciones muy variadas cuando entran en contacto con los materiales, estos intercambios pueden ser de sugestión o aversión.

Por tanto ambas son esenciales para construir los enlaces que son necesarios para el mantenimiento de la unión entre materiales.

Tensión.

Cada material sobre el cual colocamos cinta reacciona de manera totalmente distinta al adhesivo aunque eso no sea lo que percibimos, la explicación de ello reside en el hecho de que toda la materia en todos sus estados es susceptible al llamado impulso superficial.

Al mismo se le señala como tensión de las superficies y es capaz de interactuar de maneras muy variadas. En el caso de las sustancias ejerce tensión de manera que se forman crestas en dirección opuesta a la superficie lo que le da una peculiar apariencia de aguja.

Cuando de elementos solidos se trata ejerce tensión causando la expansión del adhesivo sobre la cubierta del objeto.

Cualidades.

La cinta adhesiva impresa tiene muchas particularidades como su disposición para adecuarse a cualquier superficie o requerimientos específicos de cada cliente.

Es habitual que sea impresa en colores muy llamativos y vivos como el amarillo, rojo, naranja y azul lo que la hace resaltar ya que escapa de todos los decálogos del mercado. A diferencia de otros tipos de cinta su versatilidad le permite tener diseños únicos y en algunos casos personalizados.

Al igual que otros tipos de cinta tiene un contorno muy fino por lo que va a escala micrométrica y se puede encontrar desde 26 mm hasta 28 mm.

Su anchura puede variar pero generalmente es posible encontrarla desde 45 milímetros.

Su medida promedio es de 58 metros y existen variedades que llegan hasta 130 metros de largo.

La base aunque generalmente sea de color blanco, marrón o negro ha venido experimentando cambios con el transcurso del tiempo, por lo que actualmente encontramos todo tipo de colores que incluyen diseños propios de cada marca.

Esta cinta es muy especial porque no produce sonido alguno al ser desplegada, gracias a esto se facilita su uso y genera un ambiente ideal para el trabajo.

Importancia de impresión.

Es una herramienta muy útil cuando se trata de difundir campañas publicitarias para compañías, porque es un elemento adhesivo con estampados y tintas de diversos colores, esta es una característica fundamental porque facilita su colocación en cualquier superficie, de manera que podría ser empleada para forrar paquetes y así llamar la atención de posibles clientes.

La cinta impresa nos permite estar seguros de que el sellado de nuestra paquetería será hermético proporcionando el ambiente más idóneo y conveniente para mantener la temperatura, esto es indispensable cuando se trata de trasladar mercancías susceptibles a cambios del clima.

De igual manera, permite individualizar y dar un toque personal a cada trabajo en el que se usa la cinta colocando detalles como el logo de una empresa o las características del producto, para destacar en el mercado y diferenciarse de la competencia.

Al ser un elemento tan importante en sellado de paquetes y la unión de materiales la cinta adhesiva brinda un infinito mundo de posibilidades propagandísticas, ya que por ejemplo se podría enfocar la impresión de la misma a captar nuevos clientes mediante el uso de elementos llamativos.

Gracias a que es un producto muy versátil es posible imprimir las características de los productos que contienen las cajas selladas con esta cinta, por ejemplo el reconocido mensaje “frágil” que indica la preferencia con la que debe ser tratado dicho paquete para evitar una posible avería en el mismo.

Motivos para comprar la cinta adhesiva impresa.

Para toda empresa es fundamental que su producto resalte y se vea lo mejor posible, es por ello que la cinta impresa posee un buen aspecto con acabados limpios y es muy resistente por lo que resulta ideal para el traslado de mercancías y la unión de superficies que se encuentran a la vista de otras personas.

Las cintas personalizadas son materiales consumibles muy importantes que pueden actuar como un elemento identificador de la marca, gracias a esto puede ser una de las mejores herramientas de marketing para promocionar el producto y sus bondades como soporte, duración y largo al igual que su eficiencia y rapidez.

Además, es un producto que ofrece una excelente relación entre calidad y precio, con una alta eficacia y es la preferida de muchas empresas por la gran variedad de colores y tintas diferentes en las que se puede imprimir facilitando su colocación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.